lunes, 1 de febrero de 2016

Mis Frases Favoritas de La Quinta Ola.




Hola, hola. He visto que os gusto bastante la entrada de Mis Frases Favoritas de Electro así que como me he leído hace casi nada La Quinta Ola he pensado en hacer también una entrada de Mis Frases Favoritas de La Quinta Ola. Al igual que en el otro intentare no poner ningún spoiler. Ya aviso aquí arriba que será bastante larga la entrada.







~<<¡Es el Apocalipsis Alienígena! ¡Corre, coge las cervezas!>>
 
 
~En la cuarta ola no puedes confiar en que la gente siga siendo gente, pero sí en que tu arma siga siendo tu arma.
  

~La primera regla para sobrevivir a la cuarta ola es no confiar en nadie, sea cual sea su aspecto.
 
~La cuarta ola no obliga a permanecer en la soleada, a olvidarnos de que la unión hace la fuerza, hasta que, poco a poco, nos volvemos locos por culpa del aislamiento, el miedo y la terrible espera a lo inevitable.

~La única forma de seguir viva es seguir sola. Esa es la segunda regla.

~Lo curioso de matar es que no sabes si de verdad eres capaz de hacerlo hasta que lo haces. 

~¿Cómo se limpia la Tierra de humanos? Arrebatándoles su humanidad.

~Había perdido la esperanza, y eso es lo que te mata, te mata antes de que mueras, mucho antes de que mueras.
 
~Sé adónde debo ir, lo se desde hace tiempo. Hice una promesa, una de esas promesas que no se rompen porque, si lo haces, se rompe una parte de ti, quizá la más importante.

~<<Hola, Cassie. Me llamo señor Teledirigido, ¡encantado de conocerte!>>

~Y los humanos piensan. Planean. Sueñan y después hacen realidad los deseos. 
 
~Habíamos mirado a la Muerte a la cara, y ella había parpadeado primero. Eso debería habernos hecho sentir valientes e invencibles, pero no.
 
~Hasta el mejor jugador te dirá que la suerte tiene un límite.
 
~-¿Me lo prometes?
Se lo prometí, pasara lo que pasara. Pasara. Lo. Que. Pasara.
 
~¿Sabes cuando a veces te dices que tienes elección, cuando en realidad no la tienes? Solo porque haya alternativas no quiere decir que sean pertinentes para ti.
 
~Puede que sea la última, pero soy la que sigue en pie. Soy la que se vuelve hacia el cazador sin rostro del bosque en una autopista abandonada. Soy la que no huye, la que no se queda, soy la que planta cara.
Porque si soy la última significa que yo soy la humanidad.
Y si esta es la última guerra de la humanidad, yo soy el campo de batalla.

~Si me hubiera enfrentado a ello entonces, no tendría que enfrentarme ahora; pero tarde o temprano, hay que elegir entre huir y hacer frente a lo imposible. 

~-La abandonaste. Cuándo te necesitaba, huiste. Y sigues huyendo. ¿No crees que ha llegado el momento de dejar de huir y empezar a luchar por ella? 

~En la guerra llega un momento en el que hay que cruzar la última línea. La línea que separa lo que amas de lo que la guerra real exige.
 
~-Pero, ¿por qué verde?
-Porque verde es el color del dinero, la hierva, de las hojas de roble y de las bombas alienígenas. ¿Cómo narices voy a saber por qué?
 
~-Es que no quiero que mueras, Cassie.

~-No te he salvado, tú me has salvado a mi - susurra, y sus labios me hacen cosquillas en las pestañas. 
 
~Algunas cosas no hace falta prometerlas. Simplemente, las haces.
 
~<<Tu y yo somos uno. Hermanos en el odio, hermanos en la astucia, hermanos en el espíritu de la venganza.>>

~No puedo confiar en él. Tengo que confiar en él.

~No sé qué decir, así que no digo nada. Demasiada gente dice algo cuando, en realidad, no tiene nada que decir.

~-No puedes obligarte a creer en nada - responde en voz baja -. Pero sí puedes permitirte creer. Puedes permitirte confiar. 

~Se vuelve para tomar mis manos entre las suyas y, de repente, estoy un poco asustada. Me las aprieta con fuerza y los ojos se le llenan de lágrimas. Es como si yo fuera lo que evita que él caiga por un precipicio.

~-Lo había entendido todo mal - sigue diciendo -. Antes de encontrarte creía que la única forma de resistir era tener algo por lo que vivir. Y no es eso. Para resistir, debes encontrar algo por lo que estés dispuesto a morir. 

~Hay cosas que es imposible dejar atrás; no perteneces al pasado, te pertenecen a ti.
 
 
~La retirada no es una opción. Avanza no es una poción. Quedarse aquí no es una opción. No hay opciones.
<<Huir = morir. Quedarse = morir.>>
 
 
~-No lo creo, señor.
-¿Tienes algo en contra de las sonrisas?
-Fue lo primero que perdí.
 

~-Los locos... nunca creen estar locos. Para ellos, su locura tiene mucho sentido.
 
 
~A veces tenemos que decir la verdad en voz alta para que parezca real.
 
~Hay un viejo dicho que afirma que la verdad te hará libre. No me lo creo. A veces, la verdad cierra la puerta de tu celda y la atranca con mil cerrojos.

~-Ya hui una vez - digo al fin-. No volveré a hacerlo.

~Porque las promesas importan. Importan ahora más que nunca.
 
~Ella no me lo discutió, pero dijo: <<Si no vuelves en cuarenta y ocho horas, volveré a por ti>>
 
~-¿Por qué crees que no sé cuidarme sola?
-Porque no quiero que mueras.
 

~Veinticuatro horas después, he cerrado el círculo que me conecta a Sammy como un cordón de plata: he regresado al lugar donde hice mi promesa.

~-Primera ola: se apagan las luces. Segunda ola: sube el oleaje. Tercera ola: la peste. Cuarta ola: Silenciador. ¿Qué toca ahora, Evan? ¿Cuál es la quinta ola?
 
~-Soy un tiburón, Cassie.

 
~-Cassie, no lo hagas, Cassie...
-Deja... que... me vaya.
-Ese es el problema: no puedo.
 

~-Es inútil, estúpido y suicida, pero el amor es un arma ante la que no tienen respuesta, saben cómo pensáis, pero no saben cómo sentís.

~<<Puedes manipular a un niño para que se crea cualquier cosa, para que haga cualquier cosa - me explicó Evan en nuestra reunión informativa -. Hay muy pocas cosas más salvajes que un niño de diez años, si se le entrena correctamente.>>
 
~¡Ah, mira, el cinturón tiene una funda para uno de esos supercuchillos de veinticinco centímetros! Hola, hola, supercuchillo de veinticinco centímetros.
 
~¿Puede? ¿Puede creérselo? Si en el mundo se rompe un millón una promesas, ¿se puede confiar en la un millón dos?

~Porque es la última guerra; no confíes en nadie.
 
~-Despejado - le digo a Evan.
Él golpea una vez el lateral de la rejilla. Al principio no lo entiendo, pero después me río.
<<Vamos a establecer un código para cuando quieras acercarte en plan sigiloso pervertido. Si llamas una vez la puerta, significa que quieres entrar.>>
-Sí, Evan - digo, riéndome con tantas ganas que empieza a dolerme la cara -, puedes entrar.
 
~Te encontraré, Cassie. ¿Acaso no te he encontrado siempre?

~-Me equivoqué al decirte que era las dos cosas y ninguna. No puedo serlo, ahora lo sé. Tengo que elegir.

~Los débiles han desaparecido. Ahí es donde falla el plan de Vosch: si no nos matas a todos a la vez, los que queden no serán los débiles. Los que queden serán los fuertes, tal vez dañados pero enteros, como las varillas de acero que antes armaban este hormigón.

~Lo que no te mata, te hace más fuerte. Más duro. Más sabio. <<Estás convirtiendo rejas de arado en espadas, Vosch. Nos estás rehaciendo>>
 
~<< No, no es un teledirigido. Brilla >>. Pienso. Debe de ser una estrella fugaz; su ardiente estela es como un cordón de plata que la conecta a los cielos. 

 
~<<Estamos aquí y después desaparecemos, y lo importante no es el tiempo que pasemos en este mundo, sino lo que hagamos con ese tiempo>>.




Bueno si que ha quedado algo larga pero espero que os guste y la próxima entrada será el Wrap up o Book Haul de Diciembre y Enero. Que paséis un buen día :)













 

2 comentarios:

  1. ¡Gracias por reunir todas estas frases! Yo también apunté muchas, ay.

    Un abrazo <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por dejar un comentario :)

      Un abrazo enorme <3

      Eliminar